Jazz, música que conversa con la gente

Sentado a la sombra de un árbol, justo a las afueras del mercado del centro de la capital guanajuatense se encuentra Carlos Quesada La Rosa, un músico cubano que toca el saxofón para la gente que transita por el lugar. También es el sitio donde, al acercarme a conversar con él, dijo: “hola hermano” con una sonrisa.

Cambio de aires

Carlos nació en La Habana, de dónde salió en 1998 impulsado por la idea de tener una vida mejor cuenta que en su tierra “sea como sea la gente sale”. Él no es el único en su familia que emigró; tiene una hermana que ahora radica en España, otra en Alemania, un hermano en Brasil, y su madre en Venezuela.

En su tierra natal, Carlos se dedicaba a ser mayordomo hasta sus treinta años de edad, en una de las casas que Fidel Castro confiscó al comienzo de su mandato. Dichos inmuebles servían para fines burgueses “ahí es dónde estaban acomodados amigos, políticos y gente de poder en Cuba”. Abandonó su empleo al salir de Cuba.

En cuanto a los casos de migración cubana Carlos dice que la situación de su país la razón por la que todos quieren irse; recuerda cómo era la vida y en lo que se convirtió al terminar la guerra: “Tienes educación, todo es gratis, tienes asegurada tu vida, podrías tener todo, era normal y estaba bien; ya en la crisis se desaparece todo, todo empieza a aumentar en todos los niveles, provocado por la caída de los países aliados de cuba como Alemania y Rusia en la segunda guerra mundial”

Tiene ya 20 años en el país, llegó primero a la ciudad de México donde vivió nueve años, estudió tres años Filosofía y letras; y dos antropología en la Universidad Nacional Autónoma de México carreras que abandonó por no sentir que alguna de ellas significa su verdadera vocación.

18159917_10203143959515443_724046501_o                                                                                                      Carlos abrazando su Saxofón

La vida de músico

“El jazz es plática con la gente, cuando logras eso pláticas con la gente”

Su primer acercamiento con el jazz ocurrió desde su niñez, razón por la que es la música con la que creció, según palabras de Carlos “traigo la música en la sangre”, aunque su momento de convertirse en músico fue apenas hace nueve años, comenzando con el piano, instruido por amigos suyos jazzistas y hace cuatro años apoyado también por tutoriales en internet.

 

Entre sus principales influencias musicales encontramos a músicos y bandas que tuvieron gran apogeo en los años ochenta y noventa: Danny Parker Michael Jackson Gunss And Roses, citados por Carlos

En Xalapa Carlos toca en la calle Enrique (conocida así por todos) la principal razón para viajar fue el romper paradigmas, “mi escena no es Xalapa, es el mundo, tienes que romper el miedo, primero toqué en un restaurante, ahí fue donde comencé a romper el hielo” refiriéndose a que cree que debemos quitarnos las barreras de la mente y abrirnos a nuevas cosas.

Su visión del país que lo acogió

“México es el país de la conmiseración. Vas a un cajero y el banco te dice dona para quien sabe qué. Imagina, los bancos y la gente de la calle tiene el cálculo de la probabilidad, el banco dice por ejemplo que quizá 6000 pasen por ese cajero y de esos unos 300 donen, la caridad a todos los niveles, están por ejemplo los Teletones”

Él mencionó que el tan sólo la semana pasada ganó aproximadamente seis mil pesos trabajando sólo jueves, viernes, sábado y domingo, cada día dos o tres horas.

Negocio  del arte

Respecto al porqué se puede vivir de lo que hace, Carlos argumenta: “todavía somos pocos, ¿porque estoy aquí?, porque está el éxito, cuando todos hagamos éstos es cuando va a valer” y agrega: “realmente los pobres no existen, si viene una persona con la mano extendida, es un negocio, todo es una arte, la  gente que hace eso hace arte”.

Carlos planea seguir visitando lugares y seguir “rompiendo paradigmas”, el viernes 21 de abril partió a Xalapa, donde lo esperan sus amigos y la calle Enrique para seguir “conversando con la gente a través de la música”, además de escribir canciones de su autoría y algunos poemas.

Carlos cuenta que son muchas las personas hacen lo que él; piden dinero en las calles, pero así mismo se considera como un oferente de servicios, ya que él da su arte, no sólo pide dinero, a lo que llama también un negocio, y uno muy redituable.

A propósito de lo que ocurre en el contexto actual con la caravana migrante que ha viajado desde Centroámerica para llegar a Estados Unidos, Carlos es un inmigrante Cubano que vive en México desde hace unos algunos años, aportando valor cultural en las distintas ciudades donde ha estado, como Guanajuato, capital.

Ocotlán es un municipio que se caracteriza por contar también con gran presencia de Migrantes, aquí el short film realizado por SMFILMS sobre el paso de la Bestia en la ciudad de Ocotes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s